Entre los “no tengo tiempo” y los “no tengo dinero”…. El coche sin gasolina

:Entre los “no tengo tiempo” y los “no tengo dinero”…. El coche sin gasolina

Entre los “no tengo tiempo” y los “no tengo dinero”…. El coche sin gasolina

¿Cuantas veces nos entretenemos dejando las cosas para tiempos/momentos mejores?
Nueva colaboración de Carmen Dufol que nos explica como enfocarlo.
¡Gracias Carmen!
 

Te encuentras un día a un amigo…. Mi coche no va, no tiene gasolina.  Y, esto es una putada por que  tengo que ir a todas partes andando o con transporte público y tardo mogollón. No tengo tiempo. Sin embargo, es más sano ir andando y mas ecológico en transporte público. Lo sé… pero es que si no, no me sirve para ilustrar este artículo…

¿Y por qué no le pones gasolina?

Es que no tengo tiempo

Vaya… piensas… quizás si el tiempo lo hubiera utilizado en poner gasolina, …

Te lo vuelves a encontrar, agotado, sudoroso, estresado …

Jo, esto de no tener coche…

Ah, ¿no te funciona todavía?

No,  le he cambiado los neumáticos, y le he puesto unos que son la bomba, me los recomendó mi cuñado, y oye, por lo visto tienen un agarre……

No sabía que tu cuñado fuera mecánico…

No, si no lo es, pero tiene un compañero de trabajo que tiene un hijo que se puso estos neumáticos y está muy contento… pero sigue sin funcionar.

Pero… ¿le habrás puesto gasolina, no ?

Sigue leyendo después de la imagen

Es que no tengo dinero

Los neumáticos me costaron una pasta y ahora no tengo para gasolina…

Pues vaya, si que estamos bien…

Y mira que lo cuido, eh?… lo limpio cada día, le he cambiado el embrague, los amortiguadores y la batería… pero  sigue sin funcionar…

Te entran ganas de cogerle del pescuezo y decirle …”cabezota”, que por mucho brillo que le saques, como no soluciones el problema que tiene (la falta de gasolina), el coche no va a funcionar. ¿Lo pillas?

Algo parecido pasa con el tema de la salud, tanto física como emocional.

Tengo una lumbalgia… no puedo hacer nada. Llevo un mes tomando analgésicos y anti inflamatorios; me soluciona un rato, pero luego sigo igual, sin poder moverme.

Has ido a un especialista… ¿sabes que la acupuntura te lo soluciona de origen?

Ufff  es que no tengo tiempo

Tengo un problema muy gordo en el trabajo, no sé si buscar otro … en casa las cosas tampoco van bien… mis hijos están descontrolados… y eso está generando mucha tensión y discusiones con mi pareja…

¿Por qué no buscas un profesional que te pueda ayudar a tomar decisiones con respecto al trabajo  y pueda darte algunas pautas para gestionar el tema de tus hijos…?

Ufffes que no tengo dinero

Pero no te creas, eh? bailo Zumba y hago Pilates cada día, incluidos los  fines de semana, y oye, me va perfecto.

Pues me alegro…. ¿te ayuda a solucionar el tema de trabajo o el tema de la familia?

No, pero por lo menos me distraigo.

Vaya…

¿Te suena algo de esto? Es verdad que desde fuera se ve más claro que desde dentro. Parece de Perogrullo que si no ponemos gasolina, el coche no va a funcionar, pero cuando estás ahí, no es tan evidente.

La principal razón por la que no queremos ver el problema, es que si lo vemos, tendremos que hacer algo para solucionarlo… y eso… no es tan sencillo, por eso nos quedamos en los “es que”; es que no tengo tiempo, es que no tengo dinero…

Imagino que ya habrás intuido,  que no es que tengamos tiempo o dinero para cuidarnos, es que confundimos las prioridades, y vamos distrayendo al  cuerpo o al “coco” para no enfrentarnos al verdadero problema y solucionarlo.

No estamos sabiendo priorizar, nos perdemos en los detalles, en lo superficial, no le estamos poniendo el foco (y la solución) en lo importante, en lo que podemos hacer para que el coche funcione: PONER GASOLINA.

Pero coger el toro por los cuernos, no siempre es fácil, y a veces es doloroso, por que tenemos que asumir unas responsabilidades que nos duele, por que nos tenemos que enfrentar a nuestros miedos…

¿Cuales son algunas de la razones por las que no queremos / podemos / sabemos buscar la solución?

  1. Tenemos que identificar y definir cual es realmente el problema, y por supuesto, determinar si podemos hacer algo, si esta en nuestras manos, en nuestro círculo de influencia, resolverlo; para eso, tenemos que asomarnos al abismo que intuimos en nuestro interior, y eso … a veces, produce un vértigo y un miedo… es más fácil buscar escaquearse y culpables fuera, culpar a los demás, a las circunstancias, y eso, no funciona.
  2. En cuanto tenemos definido el problema, lo interesante es aceptarlo, asumir la responsabilidad para   Y eso de asumir responsabilidades… cuesta. El dolor puede llegar a ser tan intenso, que preferimos esconderlo y seguir sufriendo o narcotizándonos con distracciones o cosas peores ;.) PASAR A LA ACCIÓN
  3. Lo más seguro es que la solución pase por un cambio por nuestra parte, tendremos que hacer algo que nos va a hacer salir de nuestra zona de confort, y eso … asusta.
  4. No creemos que podamos encontrar una solución, por eso nos distraemos… pero no por no mirar desaparece el problema, como cuando éramos niño y tapándote la cara creías que nadie te veía. Evitándolo, no se soluciona.
  5. El esfuerzo que representa para nosotros asomarnos al abismo y salir de la zonita de confort y cambiar lo que hay que cambiar para  resolver el problema, creemos que es superior al beneficio de resolverlo.

Si entendemos la razones por las cuales no estamos haciendo lo que tenemos que hacer, seguramente seremos más suaves en los juicios hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Sigue leyendo después de la imagen

 

Mi fórmula para resolverlo:

  • ATRÉVETE!!!. A menudo, el miedo solo está en nuestros pensamientos. Cuantas veces, después de hacer algo que temías, has pensado… pues no era para tanto!!! 
  • Prioriza y pon el FOCO en solucionar el verdadero problema. No te distraigas.
  • Imagínate con el problema resulto. ¿Puedes sentir el bienestar y la paz? Visualizar el resultado te dará fuerza …
  • Olvida las excusas…cada vez que vayas a empezar una frase con un “es que…” pellízcate… Cuantas veces tendrías que haberte pellizcado leyendo este artículo?
  • Si lo que has hecho hasta ahora no te ha servido, si no has obtenido los resultados que esperabas, busca otra manera de hacer; sé creativo buscando alternativas, pero siempre con el foco puesto en RESOLVER el verdadero problema.
  • Ponte en marcha YA!!! ¿Qué ganas postergando?

Si estás bloqueado, y necesitas ayuda, no te cortes busca un buen profesional que pueda tratarte, aconsejarte, ofrecerte alternativas, mostrarte otras posibilidades, acompañarte… . No confundas ser débil con ser humano. Valdrá la pena… o mejor dicho, el beneficio será superior al coste.

No tengo nada en contra de limpiar el coche ni por supuesto Bailar o hacer Pilates , al contrario creo que es muy sano tanto física como mentalmente, pero… cada cosa, sirve para lo que sirve…

¡¡¡Espero que te haya servido!!!

 

Carmen Dufol

Facilitadora en la Gestión del Cambio tanto personal como profesional.

Procesos personalizados y adaptados a cada cliente.

Prefiero el trato personal con sesiones presenciales individualizadas.

Coach certificada, Master en PNL,  Life Manager Expert y Formación. Licenciada  en Ciencias de la Información.

www.carmendufol.com

By | 2018-02-16T19:08:47+00:00 febrero 18th, 2018|Mis invitados|4 Comments

4 Comments

  1. Begoña de MayoBall febrero 19, 2018 at 8:53 am - Reply

    Excelente post. Ir de listillos, no identificar el problema, retrasar las decisiones, equivocar las prioridades…así les va Tampoco es tan complicado reflexionar, ordenar y ponerse en manos de profesionales.

    • Margarita febrero 19, 2018 at 8:57 am - Reply

      Buenos días Begoña. Ya te contestará Carmen, pero creo que para mucha gente no es tan facil ni identificar, ni ordenar ni pedir ayuda. Así que a veces el esfuerzo por no hacernos trampas jgando al solitario es más grande de lo que parece.
      Gracias por tu comentario.
      Marga

  2. Carmen febrero 19, 2018 at 12:01 pm - Reply

    Gracias por tu comentario Begoña, y por la respuesta de Margarita.
    Muchas veces, no es tanto ir de listillos, si no mas bien no ser conscientes (no puedes ver el asiento de una silla cuando estás sentado en ella), o tener miedo o no ser capaz de pedir ayuda por que choca con algunas creencias del tipo “que pensaran si pido ayuda” , o “si pido ayuda es que soy débil” etc.
    Otras veces vamos “distrayendo la perdiz”, con la esperanza de que se solucione solo…o por casualidad, pero en el fondo sigue la incapacidad a enfrentarnos a nuestros fantasmas, a nuestros miedos, a nuestras culpas….

    • Margarita febrero 19, 2018 at 1:23 pm - Reply

      gracias Carmen.

Deja un comentario