Deseo sexual femenino

Home/Mis invitados/Deseo sexual femenino

Deseo sexual femenino

Empezamos el año con buenos propósitos y muchos deseos.
Me vais a permitir ser literal y empezar por un post sobre el deseo sexual…
Esta vez nuestra invitada es Noemí Domínguez, psicóloga especializada en terapia sexual y de pareja.
Seguro que es un tema de interés y empezamos el año con buenos deseos!!!
Gracias Noemí.

 

Desear es una de las experiencias humanas más fascinantes. ¿Deseamos aquello que necesito? ¿Deseamos sólo aquello que nos provoca placer? ¿O también deseamos cosas que nos provocan malestar, o incluso dolor? ¿Es lo mismo el deseo sexual, que el deseo de una buena comida? Y si hablamos de deseo sexual, ¿Qué deseamos exactamente? ¿El placer de un orgasmo? ¿El placer de ser tocado, acariciado por el otro? ¿La intimidad con el/la otro/a? ¿El demostrar ser un/a buen/a amante? ¿Todo a la vez? ¿Y cuánto deseo es “normal”? Son cuestiones complejas que generan opiniones encontradas. Y es que, como en cualquier ámbito dentro de la sexualidad, cada uno da sentido a su experiencia de una forma personal, de manera que cualquier respuesta a estas preguntas es válida. Porque todo el mundo tiene deseo, todas las personas nacemos con la capacidad de desear, también sexualmente. ¿Y entonces, qué falla?

El deseo sexual femenino -y en general con todo lo relativo a la sexualidad de la mujer- es que está fuertemente condicionado por la cultura judeo-cristiana en la que vivimos por un lado, y por un modelo de sexualidad rígido y masculinizado por otro.

La idea del placer como algo bueno, valioso, deseable, incluso necesario, es extraña para muchas mujeres. Mucho más si se trata de desear algo para nosotras, entonces además de inadecuadas, nos consideramos egoístas. Así, de la misma manera que muchas mujeres no saben darse el permiso para descansar un rato, o tumbarse en el sofá y disfrutar del dolce far niente, tampoco se permiten desear sexo, y a veces incluso ni disfrutarlo. Valoramos el sacrificio y el sufrimiento… y castigamos el placer a base de culpa, vergüenza y miedo, sobretodo si de placer sexual se trata. En este contexto la primera buena idea para mejorar el deseo sexual es hacer una revisión de nuestras creencias sobre la sexualidad, el sexo, y el deseo, desprendernos de aquellas que nos limitan, y generar un nuevo marco que nos permita que el deseo sexual exista y fluya.

Estas consideraciones culturales se unen a un modelo de sexualidad masculinizado, donde el deseo “normal” es el que muestran los hombres -pulsional, instintivo, enérgico, activo y proactivo para satisfacer la “necesidad sexual”. Cualquier otra forma de deseo que no se experimente de esta manera se vive de forma “anormal” o “inadecuada”. En el caso de las mujeres está claro que también podemos experimentar esta forma de desear más activa y proactiva, probablemente más relacionada con el ciclo hormonal. Sin embargo, es bastante más habitual no pensar demasiado en sexo… hasta que un estímulo, interno o externo, aparece: leer un libro, mirar una imagen, recordar a un antiguo amante, o recrearme en una fantasía. No por obligación, ni porque sea lo correcto, sino sencillamente porque permito que surja. Es como una carcajada: saldrá espontáneamente ante el estímulo adecuado, en el contexto adecuado.

Por lo tanto ya tenemos otras dos buenas ideas para mejorar y potenciar el deseo sexual. Una tiene que ver con nuestras hormonas y estado de salud general. Una alimentación adecuada, hacer ejercicio de forma regular y gestionar el estrés facilitaran el equilibrio hormonal, en especial en momentos de cambio como la menopausia. Además, habrá que tener en cuenta si se toman fármacos que puedan influir en el deseo y respuesta sexual.

La segunda buena idea para mejorar la libido, y también nuestra vida sexual en general, es aprender a vivir la sexualidad con una actitud positiva. Aprender cómo funciona nuestro organismo, cómo es nuestro deseo y cómo cambia durante el ciclo hormonal; aprender qué me hace disfrutar y sentirme satisfecha, y perder el miedo y la vergüenza de expresarlo; reconciliarme con mi cuerpo y asumir que también está diseñado para el placer.

 

Noemi Domínguez
Col.13.791

Psicologia
PNL y Terapia Breve
Psiconeuroinmunología
Terapia Sexual de y Pareja

Teléf. 699 83 61 70

www.noemidominguez.com

By | 2017-05-15T12:30:27+00:00 enero 15th, 2017|Mis invitados|4 Comments

4 Comentarios

  1. Josefa Fandos Garcia enero 16, 2017 at 9:29 am - Reply

    Muy interesante la exposición, yo acudiré el dia 23 a la charla. Es complicado el tema porque el sexo, en mi opinión, está en el cerebro y el resto del cuerpo son terminales receptores de estímulos, por tanto hay que cuidar la salud mental para que obtener respuestas satisfactorias en el tema sexual

    • Margarita enero 16, 2017 at 10:20 am - Reply

      Perfecto Pepi! Nos vemos el 23.

  2. Mikel enero 16, 2017 at 11:02 am - Reply

    Interesante tener información a veces nos pasamos la pelota uno al otro y no hay motivo.

    • Margarita enero 16, 2017 at 11:03 am - Reply

      Gracias Mikel por tu comentario.
      Todos hemos de aprender y mejorar sin duda.

Deja un comentario