Homeopatía

Home/Homeopatía
Homeopatía 2017-07-26T12:32:53+00:00

Homeopatía

La homeopatía es un método terapéutico que aplica el fenómeno de similitud en su práctica clínica. Las sustancias usadas a tal efecto las vamos a ver en dosis infinitesimales y pueden ser plantas, minerales, etc.

Bolitas de homeopatía

Medicamento homeopático:

La homeopatía es un tratamiento sin efectos secundarios, no tiene una actuación química.

Se encarga de hacer reaccionar al organismo enfermo actuando como un regulador específico de este mismo, aún y no tener acción farmacodinámica propia. Son medicamentos que se prescriben preparados de una manera especial: las potencias.

Para evitar los posibles efectos tóxicos de una substancia, se someten a un proceso de diluciones y soluciones repetidas. Al estimular el proceso natural de curación individual de cada paciente y de esta manera restablecer su salud.

Cuando tratarse con homeopatía:

Como ya se ha dicho anteriormente, la homeopatía es un tratamiento sin efectos secundarios. Podemos usar los tratamientos de homeopatía para cualquier patología, como cefaleas o migrañas, patologías que se repiten o que no remiten, además de problemas menstruales, dermatológicos, patología dolorosa de cualquier origen, debilidad del sistema inmunológico, ansiedad, problemas de fertilidad, etc.

En enfermedades agudas, encontraremos gran utilidad en: lesiones deportivas y accidentes, infecciones agudas y otros muchos casos.

Cada paciente aprenderá a confeccionarse un botiquín de urgencias a su medida.

No todos los casos van a ser susceptibles de ser tratados con homeopatía, así, lesiones anatómicas, problemas mecánicos en general, o tumoraciones, van a requerir otro tratamiento y quizás una posible cirugía.

Hanneman observó que no en todas las personas una misma enfermedad se desarrolla de la misma manera. Según las características de cada persona o individuo (lo que conocemos por terreno), la enfermedad adopta una u otra forma.

En nuestros tratamientos vamos a encaminar nuestro esfuerzo no en eliminar la enfermedad, si no a tratar a “cada enfermo” para ayudar a que este mismo llegue a la curación.